El gobierno de Gandia cerrará al tráfico el paseo marítimo Neptuno con el fin de aumentar el espacio peatonal destinado a la ciudadanía y sea más fácil respetar el distanciamiento social, así como poner a disposición de bares y restaurantes la ampliación de sus terrazas y ayudarles a paliar los efectos económicos negativos del COVID-19.

Se trata de una medida temporal que se enmarca dentro del estado de alarma que va en la línea de decisiones que ya han tomado otras ciudades europeas y que posibilitará que los seis metros de la calzada tengan uso peatonal. Un uso que será compartido con los residentes y compatible con zonas de carga y descarga para suministrar a los comercios y la hostelería de la zona.

La medida ha obtenido un buena acogida que ha tenido entre los diferentes actores del sector empresarial de la ciudad.