El Plan de Sostenibilidad Turística de Gandia comprende un conjunto de actuaciones dirigidas a la recuperación de espacios para la ciudadanía, la conexión de la ciudad con sus entornos naturales y la aplicación de soluciones tecnológicas que mejoren la información y la interacción de nuestros visitantes.

El proyecto ha sido elegido por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo junto con otras 25 propuestas de otras tantas ciudades de entre 154 candidaturas para acceder a un programa de ayudas que en el caso de Gandia será de casi tres millones de euros.

Una de las actuaciones más importantes que contempla el plan afectará al tramo situado entre las rotondas de Daimús y la de entrada a la playa de Gandia, con intervenciones que potenciarán la movilidad sostenible con la mejora del carril bici y el tramo peatonal, además de generar nuevos espacios abiertos y zonas ajardinadas.

La iglesia de San Nicolás y su entorno portuario adquirirán un especial protagonismo ya que marcarán la conexión entre la playa y la ciudad. Una acción que se suma a la tramitación de la solicitud para que este monumento sea declarado Bien de Interés Cultural.

Otra de las acciones que se desarrollarán es la creación de itinerarios que conecten la playa con la zona protegida del marjal y el Castillo de Bairén. De esta manera se pretende generar una ruta cultural y ambiental que permita acceder a diferentes entornos de gran valor que actualmente se encuentran desconectados.

El proyecto también tiene como objeto potenciar los canales de información para nuestros visitantes con la mejora de la gestión de equipamientos públicos para servicios turísticos o la implantación de soluciones tecnológicas para informar e interactuar con el turista.

El Plan de Sostenibilidad Turística de Gandia pretende reforzar la competitividad como destino turístico, así como impulsar la recuperación del sector frente a la crisis del coronavirus.