La Ruta de los Monasterios

La Ruta de los Monasterios es un itinerario cultural que une los monasterios de La Murta en Alzira, Aigües Vives en Carcaixent, Santa Maria de la Valldigna en Simat, Sant Jeroni de Cotalba en Alfauir y Corpus Christi en Llutxent. La cercanía entre estos cenobios favoreció la interrelación de las comunidades que los habitaban, lo que dio origen a una red de caminos y senderos que los conectaban entre sí y con los núcleos de población vecinos. Si recomendable es conocer y visitar este patrimonio por su valor histórico y artístico, hay que añadir como indudable atractivo para el viajero la riqueza paisajística de los parajes por los que discurre el trazado.

Esta ruta se puede recorrer bien practicando senderismo siguiendo la ruta GR-236, en bicicleta de montaña, o por carretera. El trazado a pie, que es el más recomendable para disfrutar la belleza del entorno, discurre por antiguas sendas históricas de origen medieval como el Pas del Pobre, vías pecuarias, sendas de montaña, caminos rurales y antiguas vías de ferrocarril. La ruta se inicia en la estación de tren de Gandía y finaliza en la de Alzira, lo que facilita las conexiones con el transporte público.

 

MONASTERIO DE SANT JERONI DE COTALBA (ALFAUIR)

 

Monasterio de Cotalba. Ruta de los MonasteriosFue fundado por el Duque de Gandia, Alfons el Vell, en el año 1388 para acoger a los monjes jerónimos que huían del Monasterio de Xàbia que era objeto de constantes ataques por parte de los piratas Berberiscos. El monasterio se levanta sobre el Tossalet de Cotalba en el término de Alfauir en un entorno natural privilegiado a unos ocho kilómetros de Gandia.

Se trata de una de las construcciones monásticas más notables de la Comunidad Valenciana y presenta una diversidad estilística en su conjunto que arranca de una primitiva estructura gótica medieval y se desarrolla fundamentalmente desde el siglo XVI al XVIII.

sant jeroni-2-259En la edificación se distinguen cuatro grupos constructivos con características homogéneas: la torre del homenaje o de las campanas con elementos característicos de las fortificaciones medievales, la Iglesia que pertenece al gótico catalán, el claustro en sus dos plantas superpuestas que es uno de los mejores ejemplos del gótico mudéjar, y las dependencias del monasterio propiamente dichas. En la base de la torre se encuentra la lápida conmemorativa de la fundación del monasterio en la que se puede leer: “Lo molt alt Senyor Don Alphons, fill de l’infant En Pere, duch de Gandía, marqués de Villena, comte del Ribagorca e de Dénia, fundá aquest monestir a honor de Déu e de Sant Jeroni, l’any Mil CCCLXXXVIII”.

Son también muy interesantes el acueducto de factura gótica, los jardines y los espacios adyacentes al monasterio que configuran un entorno de gran valor paisajístico.

El monasterio, en los casi 700 años de historia, ha acogido monjes tan ilustres como el escritor Gaspar Escolano, el pintor Fray Nicolau Borràs o el padre Francisco del Castillo, autor de la crónica general del monasterio. Además sirvió de hospedería a reyes como Felipe II y Felipe III. El convento tuvo actividad monástica hasta el año 1835 cuando fue desamortizado por Mendizábal y adquirido por la familia Trénor.

 

EL CONVENTO DEL CORPUS CHRISTI  (LLUTXENT)

 

Corpus Christi-259Su construcción está vinculada al milagro de los Sagrados Corporales que, según la tradición, ocurrió en este lugar en el siglo XIII.

Dice la leyenda que las tropas cristianas de Jaime I al mando del noble Berenguer de Entenza se encontraban cerca del castillo musulmán de Xio y antes de iniciar la contienda y mientras los cristianos escuchaban misa, fueron atacados por los musulmanes. El sacerdote que había consagrado seis formas para dar la comunión a los cinco capitanes, temeroso de que cayeran en poder del infiel, las envolvió en el paño corporal y las escondió debajo de unas piedras y unas palmas silvestres. Terminada la batalla con la victoria cristiana, fue el sacerdote a buscar las formas y al descubrir la tela se percató de que el paño estaba teñido de sangre que había manado de ellas.

corpus-2-259Los dominicos iniciaron la construcción siguiendo el concepto de belleza austera y funcional de esta orden. Las primeras dataciones corresponden a la edificación en lo alto del Mont Sant de una ermita, de la que se conserva la espadaña románica, en las primeras décadas del siglo XIV, cuando María de Vidaura, primera señora de la Baronía de Llutxent y viuda de Francisco de Próxita, mandó construirla en el mismo lugar donde la tradición popular señala la aparición de una gran cruz, hecho relacionado con el milagro de los Corporales del siglo anterior. Esta ermita, dedicada al Santísimo Sacramento y a la Virgen, y los terrenos circundantes fueron cedidos por Olfo de Pròxita en 1422 a la Orden de Santo Domingo para la fundación de un monasterio.

En la segunda mitad del siglo XV el monasterio es ascendido a la categoría de priorato y se amplía. En el 1474 recibe el privilegio papal de constituirse en Universidad y Estudio general de la Orden con capacidad para graduar religiosos en Arte y Teología. A esta etapa se corresponden la iglesia, la capilla de la Santa Faz y las primeras construcciones de la nave del refectorio.

El conjunto, que presenta edificaciones de diferentes épocas, se ordena a través de un claustro de planta cuadrada que consta de dos cuerpos. La parte más antigua es el refectorio gótico y también cabe destacar la sala capitular y diversas dependencias de los novicios. Incrustada en el monasterio tenemos la iglesia del Corpus Christi, de estilo gótico mediterráneo que fue declarada monumento nacional en 1982.

 

MONASTERIO DE SANTA MARIA DE LA VALLDIGNA (SIMAT)

 

monasterio la valldigna-259Cuenta la tradición que el Rey Jaume II el Just de regreso de las batallas con los musulmanes en Murcia y Alicante, al pasar por este valle le dijo a su capellán Fray Bononat de Vila-Seca, abad de Santes Creus: “Vall digna per a un monestir de la vostra religió”,  contestando el abad: “Vall digna!” dando lugar a la denominación actual del valle. Y así, el rey concedió las tierras al abad de Santes Creus para una nueva fundación cisterciense el 15 de marzo de 1298.

monasterio la valldigna-2-259El Monasterio comenzó a construirse en el siglo XIV, conformando la estructura completa del conjunto alrededor del claustro, de acuerdo con los cánones del gótico cisterciense, a la que se añadieron renovaciones después de las destrucciones de los terremotos de 1396 y de 1644, con sustituciones completas, nuevas dependencias y enriquecimiento con elementos del barroco de los siglos XVII y XVIII.   

En el año 1835, con la desamortización, el monasterio pasó a manos de particulares que lo convirtieron en explotación agropecuaria, desapareciendo buena parte de sus elementos constructivos por el abandono y expolio a que fue sometido durante este periodo. En 1991, la Generalitat Valenciana adquirió el monasterio y comenzaron las actuaciones para su recuperación y conservación. Se abrió en el año 1998.

CONVENTO D’AIGÜES VIVES (CARCAIXENT)

aigues vives-2-259Aunque la configuración actual del edificio es de los siglos XVI y XVII, la historia de este monasterio arranca bastantes siglos antes, si bien es cierto que no existe una base documental ni arqueológica  que acredite muchas de las versiones acerca de su origen y fundación.

 “Una tradición piadosa ubica allí, en disputa con el monasterio alzireño de la Murta, el monasterio servetano fundado por San Donato en el siglo V. Pero no es hasta la ocupación de Alzira (1243) por Jaime I y la concesión a esta villa de un amplio territorio que enmarcaba 42 lugares de poblamiento desde Cullera hasta Sumacàrcer y desde Montroi hasta el Portitxol, cuando se data la primera noticia escrita referente a una primitiva comunidad eremita. A ésta Jaime I el año 1268 le concede todo el valle comprendido entre el convento y el portillo que conduce al valle de Alfandech (Valldigna). Un nuevo legado, el de Gonzalo García de la Maza y su hijo Gonzalo (consejeros de Alfonso IV), plantea el interrogante de si se reedifica la construcción anterior o se alza un inmueble de nueva planta.” (Archivo de la Dirección General de Patrimonio de la Generalitat Valenciana)

aigues vives-2-259bEl claustro se amplió en 1597 y en 1695 se trazó la nueva iglesia, sacristía, retablo mayor y la torre del campanario. Durante la Guerra de Sucesión (1707-1714), el monasterio fue saqueado y después se remodeló el claustro.

Hasta finales del siglo XVIII se llevó a cabo la explotación del territorio con la cría de ganado y el cultivo de moreras. Para la obtención de la seda, los frailes reservaron la cuarta parte del edificio del convento. A partir del año 1701, tuvieron lugar diversas tentativas de establecimiento de colonos en el territorio, cosa que no se consiguió hasta la construcción de un lugar nuevo en Santa Maria d’Aigües Vives, con Carta de Población dada el año 1776. Actualmente se llama la Barraca d’Aigües Vives.

La ruina del monasterio empezó en 1881, con el saqueo de las tropas francesas y las tres desamortizaciones que sufrió el convento agustino. Finalmente sus bienes pasaron a la Caja de Amortización de la Deuda. Fueron subastadas las fincas del extinguido convento, y fue destinado a vivienda rural, granja y tierra de cultivo. La última remodelación, como hostal residencia, data de 1977.

MONASTERIO DE SANTA MARIA DE LA MURTA (ALZIRA)

 

La Murta-259Sus orígenes están documentados en el manuscrito de 1773 del Padre J.B. Morera, estudioso del archivo del monasterio, a partir del siglo XIV, cuando el caballero alcireño Arnau de Serra, señor de las tierras de La Murta, previa autorización del rey Pedro el Ceremonioso, las donó a un grupo de ermitaños establecidos en el valle con la condición de fundar una comunidad religiosa que viviese bajo la regla de San Jerónimo. Tras profesar en Xàbia como monjes de esta orden, el papa Gregorio XI les concedió la bula para fundar un monasterio en 1376.

En el caso del Monasterio de la Murta y como hemos visto en otros monasterios de esta ruta, también existen otras versiones acerca de su origen que más tienen que ver con la tradición que con el rigor histórico. La más extendida es la que cuenta que el valle donde se encuentra se llamó Vall de Miralles, que derivó posteriormente en Vall de Miracles, al atribuirse la existencia en este lugar de un primitivo convento servita fundado por San Donato (siglo VI), quien fue enterrado en este lugar, confundiéndose sus restos con estas tierras, que de esta manera se santificaron. Posteriormente se pasó a denominar de La Murta por la aparición milagrosa de una imagen de la Virgen sobre una murta.

la murta-2-259El conjunto arquitectónico de este monasterio nace del agrupamiento de algunas ermitas del valle. Su fundación jerónima hay que situarla, como señalan las crónicas escritas, entre los siglos XIV y XV. La construcción da prioridad a la iglesia y sitúa el resto de las dependencias alrededor de un claustro central. Hay que destacar la Torre de los Palomos, una robusta construcción de arquitectura militar que le da un aspecto defensivo y el portal renacentista, presidido por el escudo de la familia Vich, gran benefactora del monasterio. El año 1989 el Ayuntamiento de Alzira adquirió el paraje, y en 1995 se inició la recuperación del histórico monasterio, declarado bien de interés cultural ( BIC )

Fuentes:

Dirección General de Patrimonio de la Generalitat Valenciana
Web Ayuntamiento de Simat de la Valldigna
Web Monasterio de Santa Maria de la Valldigna
Web Ayuntamiento de Alfauir
Web Monasterio de Sant Jeroni de Cotalba
Web Ayuntamiento de Llutxent
Web Ayuntamiento de Alzira
Web Ayuntamiento de Carcaixent
www.valenciaterraimar.org

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies